Ha salido la misa





Ha salido la misa. El campanario




inicia su oración en las montañas




y me pregunto si el sonido, ayer,




era el mismo,




si suena más cansado en mi silencio




o todavía guarda entre sus ondas




alguna queja en sepia



dormida en las vendimias.








¿Cuánto de mí habita entre los mármoles,




en la humedad del eco en las bodegas,




en el vino añejado en otros tiempos




por unas manos casi mías?





¿Cuánto de mí retrata mi silueta?




¿Cuántos adioses caben en el alma?









Ha salido la misa.




Todos hablan de impuestos y banderas,




alguno tose





―en el idioma azul de las olivas―




y ninguno se entera que, en el viento,





el tren ha respondido a las campanas.

2 comentarios:

Maydelim dijo...

DEBERIAS SER TU EL POETA AZUL BUENO COMO ESE ES MI COLOR PARA TODO LO IMPORTANTE ENTONCES TE DIGO QUE PARA MI LO ERES...............................ME GUSTAN MUCHO LAS IMAGENES QUE EMPLEAS
CON ESE TONO Y COLOR TAN RELEVANTE

espino dijo...

Gracias, Mile, por estar. Qué puedo decirte que no sepas, niña.
Un beso

E.E.

 
;